Análisis de Fitbit One

Fitbit

Llevamos ya algún tiempo hablando de calorías, ejercicio, apps para monitorización… y teníamos ganas de dar un salto y probar algún hardware específico para contabilizar nuestros movimientos así que nos pusimos en contacto con FitBit.es y nos hicieron llegar una unidad de pruebas que hemos podido probar durante un par de semanas.

El paquete se compone de la unidad FitBit ONE con una pequeña funda con clip para colgarla y una banda para ponerla en la muñeca. Para el tema de carga y sincronización tenemos sendos conectores USB.

Fitbit

Uso

Para usarlo sólo debemos configurarlo y emparejarlo con nuestro ordenador y nada más. Sólo cuenta con un botón y una mini pantalla, ahí podremos ver los pasos que hemos dado, los pisos que hemos subido, la estimación de calorías… Y en el modo sueño también contaremos con un cronómetro.

Mi uso habitual ha sido colocarlo en su clip y ajustarlo a mi cinturón, olvidarme de ella hasta el momento de acostarme, en el que lo pasaba a la muñequera y lo ponía en modo noche para monitorizar mi sueño.

Lo mejor

Lo que más me atrae de este tipo de gadgets es la independencia que te otorga, como sabéis, soy un intensivo usuario de las apps Endomondo y My FitnessPal. Usar estas apps requiere de una serie de acciones por parte del usuario antes de ser usadas mientras que con una FitBit te olvidas de todo, te la pones y listo.

Fitbit

La batería no debe ser muy grande a juzgar por el tamaño y peso del “cacharrito” pero dura como ella sola, sólo he tenido que cargarlo una vez en dos semanas.

Lo peor

No tengo pegas en concreto sobre este dispositivo, son más bien sobre este tipo de dispositivos. Lo bueno y malo es su tamaño, al ser tan pequeño tengo la sensación de estar perdiéndolo todo el día, cada vez que me acordaba, echaba mano al cinturón para comprobar que estaba ahí. De todos modos no imagino un dispositivo así más grande.

El otro gran handicap es su precio, 100 euros es una cantidad nada despreciable y aunque no dudo que puede ser justo, creo que se hacen muy cuesta arriba, al menos para mi. Yo no me gastaría 100 euros en un dispositivo que me mide las calorías y los pasos que doy.

Quizás no he llegado a entender bien este tipo de aparatos pero no llego a entender cómo es posible que me marque que he consumido 4200 calorías en un día, creo que son demasiadas calorías por mucho movimiento que se le de.

Conclusiones

Creo que este accesorio es un primer paso en la monitorización de nuestra actividad pero aún le queda un largo recorrido hasta conseguir que todos y cada uno de nosotros tengamos uno.

Comparándolo con la competencia creo que está un paso por delante, el formato me gusta más que los tipo pulsera y su tamaño, peso y autonomía lo hacen casi imbatible.

Sitio Oficial FitBit