Optimizar el uso del móvil en el coche (I)

Hay muchas personas que pasan bastante tiempo en el coche, bien porque tienen que hacer largos desplazamientos, bien porque trabajan con el coche como taxistas, transportistas o comerciales o bien porque, como yo, trabajan a cierta distancia de su domicilio. Para ellos (y para todo el mundo) tener un buen número de artilugios con los que conectar el móvil es tan útil como engorroso ya que cuantos más “cachivaches” tengamos más cables y cosas tendremos por el medio.

Así que os vamos a recomendar algunos trucos para convertir nuestro coche en el complemento perfecto para nuestro smartphone o tablet sin que llegue a ser un engorro.

materiales

UBICACIÓN

Comenzamos con uno de los aspectos que requieren de un mayor estudio, la ubicación de nuestro dispositivo. Yo os propongo dos ubicaciones principales, la habitual, en la que profundizaré un poco más adelante y la que usaremos cuando necesitemos que nuestro móvil haga las veces de GPS.

Para este último caso lo tenemos fácil, debemos hacernos con un buen soporte GPS, ya sea de ventosa en la luna del coche o salpicadero o de los que se colocan en la rejilla de la ventilación. Podemos dejarlo siempre colocado en su sitio, listo para ser usado o demontar el soporte y colocarlo sólo cuando sea necesario, todo dependerá de lo que lo usemos y de la comodidad de cada caso.

Para la ubicación habitual os recomendaré un sitio que esté al alcance de la mano aunque no esté a golpe de vista, en este caso necesitamos tenerlo cerca pero no tendremos que mirar la pantalla. En mi caso lo he puesto encima de un cofre que tengo junto al freno de mano, entre los sillones delanteros. He elegido esta ubicación por varios motivos, está al alcance de la mano, me permite tener un cable de cargador muy corto (me ahorro cables largos y líos) y es una superficie estable y horizontal. En cualquier caso, ahora veréis que no tiene porqué ser siempre en esa situación.

ACCESORIOS

Lo principal de este artículo es conseguir una muy buena versatilidad sin tener demasiados engorros así que comenzaremos con el cargador. Se trata de un cargador de mechero con dos salidas que otorgan hasta 2.1A, que nos permiten cargar dos dispositivos a la vez. Invertid dinero en este aspecto ya que hay muchos cargadores parecidos pero muy baratos que dan pobres resultados y estaréis tirando el dinero.

Ahora conseguiremos su complemento perfecto, se trata de un cable usb de corta longitud (muy útil si tienes cerca lo que quieras enchufar) y 4 conectores para enchufar 5 tipos de dispositivos:

  • Conector 30 pines de los antiguos iOS y 30 pines de Samsung en un único conector, dependiendo del sentido en el que lo enchufemos será uno u otro.
  • Conector Lightning para los nuevos iOS.
  • Mini-USB, aunque ya está en desuso, algunos dispositivos como baterías externas, auriculares bluetooth, teclados, etc, lo siguen usando.
  • Micro-USB, el estandar de carga de la mayoría de dispositivos.

cable cargador

Pero no queda aquí la cosa, queremos dotar de la mayor comodidad posible a nuestra oficina móvil así que colocaremos un cargador inalámbrico para cargar nuestro móvil. Para ello necesitamos tener un smartphone o tablet con esta capacidad como los Nexus 4, 5, 7… algunos Lumia o cualquier dispositivo que cuente con el estándar Qi o tenga un accesorio que se le pueda adaptar. Si tienes que comprarlo te recomendamos uno que cuente con superficie antideslizante, si ya lo tienes y es como el nuestro, que no cuenta con este tipo de superficie, mostramos un truco sencillo para conseguir que no se caigan ni cargador ni móvil, por muy revirado que sea el recorrido.

Necesitaremos:

  • Cargador inalámbrico disponible aquí o aquí.
  • Alfombrilla de goma antideslizante que podéis comprar aquí o aquí.
  • Tijeras.

Pasos para hacer nuestra chapuza:

  1. Con una alfombrilla antideslizante tenemos suficiente para hacer nuestra chapuza, por un lado recortaremos dos trozos circulares (o de la forma que tenga nuestro cargador).
  2. Uno de ellos lo dejaremos tal cual y lo pegaremos a la base inferior de nuestro cargador y hará de unión con la superficie donde vayamos a colocarlo. Es muy recomendable limpiar muy bien ambas superficies para que se quede bien firme.
    alfombrilla
  3. El segundo trozo lo doblaremos por la mitad hasta conseguir un semicírulo y recortaremos el interior para que quede en forma de anillo al despegarlo. En la imagen se ve lo que queremos conseguir. Este anillo lo pegamos a la superficie del cargador que va a estar en contacto con el móvil. Le dejamos el centro sin superficie adherente para que no haga de aislante al cargador. La parte que estará en contacto con el móvil debemos ensuciarla un poco para que no pegue tanto, vale con un poco de polvo. De esta forma pegará lo suficiente como para sujetar nuestro móvil pero no como para que se venga el cargador completo al tirar de él.
    cargador

Ya tenemos la primera parte de nuestro montaje hecho, cuando queramos poner a cargar el móvil sólo debemos dejarlo sobre nuestro “chapudock” y así lo tendremos sujeto, al alcance de la mano y cargándose. Si conseguimos una zona cercana a nuestro cargador de mechero, habremos eliminado el engorro de tener cables sueltos y largos, en mi caso casi no parece que haya cables.

En la siguiente entrada os enseñaremos cómo automatizar una serie de acciones que nos otorgarán aún más comodidades en nuestro habitáculo.

  • Eduardo Pindado

    He echado de menos al final el “fácil, sencillo y para toda la familia. Quien no se construye su propio cargador inalámbrico antideslizante es porque no quiere” xD Buen artículo.

  • JuanMa Molina

    Me encanta el chapudock!!