Gmail, algo más que un correo

Hace muchísimo que abrí mi cuenta de Gmail, acababa de terminar la universidad y una amiga me mandó una invitación; cosa que gustaba mucho a Google por aquellos entonces y que se volvió absolutamente demencial en tiempos del extinto Google Wave o más recientemente Google Plus.

Desde entonces ha llovido mucho, fue el segundo proveedor con el que decidí entablar una relación seria (después de Hotmail, con el que sigo manteniendo un lazo más nostálgico que real) tras muchísimos escarceos con cuentas de Navegalia, Terra, Hostalia, Yahoo, Wanadoo o incluso con Xasamail, que por aquellos entonces ofrecía 25 mb de almacenamiento cuando lo normal eran 2 ó 5 como mucho.

gmail-descargar-correos1

En aquellos tiempos el correo electrónico era poco más que una cosa de frikis y pocas eran las personas que se lo tomaban en serio (dejando a un lado a las cuestiones laborales). Hoy día todo ha cambiado, no podemos vivir sin el mail y ya forma parte de nuestra vida cotidiana como el Whatsapp, Facebook o la banca electrónica.

Cuando hablo de Gmail, en realidad habría que hablar de Google ya que la cuenta (usuario y password) no es algo propio de Gmail sino de la propia Google, cuando nos identificamos con ella, lo hacemos realmente en los servicios de Google.

Desde un tiempo a esta parte, algunos servicios como Google o Facebook se han convertido en servicios de autenticación de terceros y raro es el sitio donde no podemos registrarnos usando nuestras credenciales de estos servicios o incluso los de Twitter o Paypal.

Pero no son pocas las veces que me topo con situaciones tan rocambolescas como el hecho de que una persona no pueda iniciar sesión en Android porque no se acuerda de qué usuario o contraseña se puso cuando se compró el móvil. Y lo que nunca llegaré a entender es esa dejadez tan supina que tienen ciertas personas en estos casos, ¿qué trabajo te cuesta apuntarlo? entiendo que no quieras usar otra cuenta de correo más pero, ¿tan difícil es apuntarlo o memorizarlo?

En fin, cada uno tiene lo que se merece y como hacía mucho que no escribía por aquí y hoy me ha vuelto a pasar otro caso de estos, me ha apetecido venir a desahogarme por aquí en vez de ahogar con el cable de carga a más de un usuario novel.

  • Jorge Andres Marin Nieto

    ay… por desgracia me siento muy identificado con este post. Cuanta gente se queja de “mi primo me puso una contraseña cuando compré el móvil, pero no me la apuntó”, “no recibo correos desde que se ha llenado mi cuenta, pero no se donde se mira eso”, “no quiero que Google vea mis datos (pero si usar sus servicios totalmente gratis)”… y otros tantos ejemplos… en fin, sólo nos queda desahogarnos… un abrazo